Crítica "Pinocho" | La mejor adaptación posible y un nuevo punto de brillantez en la carrera de Guillermo del Toro
Connect with us
Avatar

Published

on

¿Quieres ponerte en contacto con Lacentral24? Hazlo enviando un correo a lacentral24mail@gmail.com

Del Toro llega preciso a nuestros tiempos con una reflexión política sobre las amenazas del autoritarismo, el fascismo y el control de las masas juveniles.

Gloriosa experiencia este nuevo «Pinocho». Con la versión con Tom Hanks y dirigida por Robert Zemeckis en el olvido, Guillermo del Toro estrena un proyecto personal por el cual luchaba desde 2008. Para hacerlo posible dirige junto a Mark Gustafson, una autoridad de la animación cuadro-por-cuadro conocida como ‘stop motion’, la complicadísima técnica que hace posible este filme hermoso.

Pinocho de Guillermo del Toro

Pinocho de Guillermo del Toro

Como se esperaba de Del Toro, varios aspectos difieren de la obra original de Carlo Collodi. Disney nos acostumbró a un relato edulcorado, pero hemos visto versiones recientes notables que no han dudado en ahondar en los aspectos más duros del cuento.

Pinocho de Guillermo del Toro

Pinocho de Guillermo del Toro

Así, Del Toro toma decisiones ejecutivas en torno a su propuesta: su Pinocho se ubica en la Italia fascista de Benito Mussolini y se le dota a Gepetto (David Bradley, el despiadado Lord Walder Frey de Juego de Tronos) de una tragedia personal, un hijo muerto llamado Carlo. En una noche de ebriedad, Gepetto tira abajo un pino del cual saldrá Pinocho.

Al principio, el carpintero rechazará a su hijo mágico postizo, en parte porque no podrá evitar comparar su personalidad estridente y descontrolada frente al recuerdo del dócil hijo fallecido. Ya no es el Maese Cereza quien le da la madera a Gepetto, y varios personajes han sido resumidos y replanteados, como el Podestà (Ron Perlman), regente fascista local, o el Conde Volpe (Christoph Waltz), quien resume a Mangiafuoco y al Zorro.

Pinocho de Guillermo del Toro

Pinocho de Guillermo del Toro

Tendremos un Hada pero también una contraparte del Inframundo (ambas con voz de Tilda Swinton). Asimismo, ha sido repensado el Grillo Parlante (Pepe Grillo, según Disney) y ahora se le llama Sebastián J. Grillo, un anciano grillo que buscaba escribir sus memorias con un retrato de Arthur Schopenhauer en la pared. De hecho, las ideas del padre del pesimismo metafísico serán un hilo sutil en la historia (“ay, qué dolor; la vida es un intenso dolor”, se repite Grillo).

De más está decir que Del Toro llega preciso a nuestros tiempos con una reflexión política sobre las amenazas del autoritarismo, el fascismo y el control de las masas juveniles. La impecable animación fluye con fascinante elegancia yendo un paso más de lo hecho por filmes como «Coraline y la puerta secreta», o títulos más recordados como «El extraño mundo de Jack» o «Pollitos en fuga», acaso «Wallace y Groomit».

Pinocho de Guillermo del Toro

Pinocho de Guillermo del Toro

La voz del desconocido niño Gregory Mann hace de Pinocho un personaje lleno de matices y muy perturbador, antipático al inicio y luego imposible de quitarle los ojos de encima. Ewan McGregor como el Grillo provee el necesario balance en un filme donde Del Toro encara los debates sobre la avaricia, la esclavitud, el maltrato infantil y las miserias de la política. Schopenhauer estaría, acaso, algo así como feliz.

Calificación: 5/5

Nuestra puntuación

Amante del cine de terror desde que tengo uso de razón. Freddy Krueger es mi pastor y Jason Voorhees es mi ídolo. Todas las notas son de mi autoría.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo +leído