Contáctanos

Cine

“Delicatessen”: una obra de culto francesa no apta para cualquier publico

Publicado

en

Delicatessen, la película de culto postapocalíptica y de humor negro, es quizá una de las mejores propuestas que nos dejó los noventas. Dirigida por dos jóvenes cineastas franceses, Jean-Pierre Jeunet y Marc Caro y ganadora del Gran Premio en el Festival de Cine de Chicago.

Delicatessen, ver ahora en Filmin

Delicatessen: una obra de culto noventera

Ambientada en una sociedad postapocalíptica, donde la carne es escasa y el canibalismo no se considera desagradable. La historia sigue a Clapet, un carnicero que posee un edificio de apartamentos en ruinas en dicha ciudad. El edificio está en constante necesidad de un personal de mantenimiento, porque Clapet habitualmente los masacra y los vende como comida. El último en la larga lista de trabajadores desechables es Louison, un ex payaso de circo desesperado por trabajo y alojamiento. Pero esta vez el plan de Clapet tiene un inconveniente cuando su pequeña hija miope, se enamora perdidamente de Louison. Protagonizada por Dominique Pinon y Karin Viard en los papeles principales.

Leer Más:  ESPECIAL: Las 10 mejores películas de asesinos seriales de todos los tiempos

Bizarro Bastardo Presenta: Delicatessen |

La película nos muestra un futuro oscuro, una ciudad francesa después del Apocalipsis, donde los carnívoros se aprovechan unos de otros; y los vegetarianos son rebeldes que se esconden en las alcantarillas. Esto le da un tono bizarro a la cinta, convirtiéndola en una producción muy singular e interesante.

Delicatessen, 1991. Jean-Pierre Jeunet, Marc Caro. Cinematography: Darius Khondji. | Film inspiration, Film stills, Cinematography

Delicatessen está llena de escenas macabras y actos de violencia insana, que se quedarán por mucho tiempo dando vueltas en tu cabeza. Una película intensa e inquietante y quizá una de las más surrealistas que se han visto en el cine.

Delicatessen (1991) - Filmaffinity

La cinta posee una historia original, aunque no se puede negar su ligera influencia en Polanski y por supuesto un tributo cantado a Terry Gilliam (Monty Python). Si bien hace eco en el género de terror; contiene mucha comedia, un humor acido y nada sano; pero que resulta muy satisfactorio. Una propuesta novedosa y que disfrutaras si te gusta el cine bizarro y poco ortodoxo.

TRAILER

Regístrate a nuestros boletines

* indicates required

Aficionada al cine de explotación, terror y culto.

Anuncio
Anuncio

Lo +leído